Sustancias de relleno: Restylane y Juvederm

Un rostro lozano más allá de la edad y el tiempo si es posible.

Desde tiempos ancestrales el ser humano ha buscado la fuente de la juventud; el pasar de los años, las inclemencias del tiempo y el trabajo diario van dejando día a día su huella en nuestra piel haciendo que se deteriore, pierda su aspecto juvenil y se vaya poblando de surcos y arrugas que nunca son bien recibidas.

Ya en la época de Cleopatra, se intentó mitigar los efectos del paso del tiempo con aceites y lociones que humectaban la piel y ayudaban a hacer más lento el proceso de envejecimiento facial. Sin embargo, tuvieron que pasar más de 2000 años para lograr revertirlo.

En la actualidad, gracias a los avances de la ciencia moderna finalmente hemos encontrado la “fuente de la juventud”.  Pero esta no está en un pozo encantado como el de los cuentos de hadas; en lugar de ello, viene dentro de pequeñas jeringuillas repletas de la alquimia de la juventud en forma de ácido hialurónico.

restylane

Juvederm

Presente en la composición de muchos de los tejidos de nuestro cuerpo como tendones y cartílagos, el ácido hialurónico ha sido objeto de múltiples investigaciones que han permitido conocer sus bondades terapéuticas. Entre ellas, la capacidad de ser usado como agente de relleno facial, bien para dar volumen a ciertas regiones (labios, pómulos) o bien para rellenar los espacios bajo las arrugas y surcos de la piel a fin de hacerlos menos evidentes.

Las primeras formulaciones de ácido hialurónico para relleno facial eran líquidas, su aplicación era bastante sencilla pero su efecto duraba poco tiempo, ya que el cuerpo lo absorbía rápidamente, degradándolo y eliminándolo. Actualmente y luego de decenas de investigaciones tenemos a nuestra disposición una nueva generación de sustancias para relleno facial a base de ácido hialurónico como son Restylane y Juvederm. Ambos preparados (conocidos por su nombre comercial) son en esencia ácido hialurónico pero esta vez modificado químicamente para que sean un gel en lugar de un líquido. Este pequeño cambio en su densidad hace que Restylane y Juvederm sean mucho más efectivos que el ácido hialurónico común, dado que el gel tarda mucho más en ser desintegrado por el cuerpo por lo que el efecto de relleno tiende a perdurar por mucho más tiempo.

 

¿Cómo se aplica Restylane y Juvederm?

Los geles de ácido hialurónico como Restylane y Juvederm, se emplean para aumentar el volumen de los labios, rellenar los surcos cutáneos o dar más proyección a ciertas áreas de la anatomía facial.

Si bien su aplicación es relativamente simple, el procedimiento debe ser siempre realizado por un profesional entrenado. El mismo consiste en la inyección del compuesto de relleno facial en el espacio subdérmico empleando jeringas con agujas extremadamente delgadas.

Las inyecciones deben planificarse de manera que el volumen no sea demasiado, ya que de lo contrario el resultado final será inadecuado dando la impresión de una “hinchazón” permanente del área tratada.

La gran ventaja de Restylane y Juvederm estriba en que al ser geles se requiere menos volumen de material para lograr un adecuado relleno facial. Así mismo, su efecto es más duradero perdurando por 6 meses en los labios y de 9 a 12 meses cuando se aplica en las líneas de expresión, surcos cutáneos y cualquier tipo imperfección de la superficie de la piel; al cabo de este tiempo es necesario repetir el procedimiento.

Relleno - Labios

¿Es seguro usar Restylane y Juvederm?

El uso de los geles de ácido hialurónico ha sido aprobado por la FDA en Estados Unidos y casi todas las agencias de farmacovigilancia Europeas; Restylane fue el primero de todos en recibir su autorización para uso en humanos, mientras que Juvederm cuenta con decenas de estudios clínicos que avalan su seguridad al ser usado en personas.

En general puede decirse que aplicar Restylane o Juvederm como elementos de relleno facial es muy seguro en manos expertas. Rara vez se presentan complicaciones y cuando aparecen no pasan de un pequeño hematoma o un poco de inflamación en el área de inyección, la cual cede espontáneamente al segundo o tercer día de aplicación.

Si se diera el caso (extremadamente raro) de inflamación severa, rechazo o cualquier otra reacción indeseable se puede usar hialuronidasa en el área de la inyección para revertir el efecto de Restylane o Juvederm sin dejar ningún tipo de secuelas.

¿Qué habría hecho Cleopatra si en su época hubiesen existido estos productos?

Puede interesarte el artículo “Labios antes y después.

¡Compártelo!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ver botones
Ocultar botones