Inmunidad al cáncer

La rata topo desnuda es un  roedor que habita en Etiopía, Kenia y Somalia. Su aspecto es extraño, ya que carece de pelo.

Este animal vive hasta 10 veces más que culaquier otro roedor, pero además presenta una peculiaridad: es inmune al cáncer.

Rata topo desnuda

Recientemente se ha descubierto que esta inmunidad es debida a que posee una muy alta concentración de una sustancia viscosa y cristalina: ácido hialurónico de alto peso molecular.

Si se llegara a desarrollar una técnica que nos permitiera reproducir esta propiedad en humanos, tendríamos en el horizonte una forma de lograr la inmunidad frente el cáncer.

Este descubrimiento se publicó en la revista Nature en Junio de 2013. En el artículo se describía cómo el ácido hialurónico que da a la piel de este animal propiedades elásticas, actúa también como una especie de cemento en la matriz viscosa que rodea a las células vivas que evita que las células malignas crezcan y se propaguen.

La hialuronidasa

Las células llamadas fibroblastos son las encargadas de producir ácido hialurónico y una encima llamada hialuronidasa lo degrada. La exposición a los rayos ultravioletas tipo B del sol activa la producción de hialuronidasa, resultando en una drástica reducción del volumen de ácido hialurónico en la piel. La exposición continuada al sol produce, por tanto, arrugas debido a la pérdida de ácido hialurónico. Además, esta pérdida permite la proliferación de células malignas.

rata topo desnuda y acido hialuronico

Inhibidores de hialuronidasa

Se ha investigado mucho en la línea de obtención de inhibidores de hialuronidasa para ayudar a mantener la integridad del tejido conectivo entre células vivas. De hecho, existen muchos inhibidores de hialuronidasa naturales que podemos incorporar a nuestra dieta, como la quercetina, presente de forma abundante en las cebollas rojas y en la piel de las manzanas rojas.

Los inhibidores de hialuranidasa ayudan, por tanto, a mantener el balance entre el ácido hialurónico generado y el que se degrada. Evitar esta degradación ayuda a bloquear las células cancerígenas en su lugar de origen, evitando que éstas se propaguen.

Las células cancerígenas degradan a su vez el ácido hialurónico. El nivel de ácido hialurónico degradado en la sangre es, de hecho, un indicador de la posible presencia de cáncer en el cuerpo.

En este enlace puedes leer más sobre la diferencia entre ácido hialurónico de alto peso molecular y ácido hialurónico fragmentado o de bajo peso molecular, además de informarte acerca de sus propiedades en cosmética y medicina estética.

¡Compártelo!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ver botones
Ocultar botones